Oculus se actualiza para evitar que usuarios de HTC Vive usen sus apps


No. Oculus no quiere que sus aplicaciones exclusivas lleguen a otras plataformas y la actualización más reciente lo demuestra.

La empresa ha renovado el software de sus gafas de realidad virtual y con ello ha eliminado los permisos de funcionamiento de un app llamado “Revive” que permitía que juegos y videos elaborados de forma única para las Oculus pudieran verse en las HTC Vive.

Según un reporte de Gamespot, sitio hermano de CNET y CNET en español, la actualización de las Oculus incluye “comprobaciones de integridad de la plataforma” que habrían dado un golpe mortal al software Revive.

“Nuestra última actualización de software incluye varias nuevas características, correcciones de errores y mejoras de seguridad, incluyendo una actualización de nuestro check de derecho que hemos añadido para frenar la piratería y proteger los juegos y aplicaciones que los desarrolladores han trabajado tan duro para hacer”, dijo la empresa en un comunicado citado por Gamespot. “Esta actualización no se debe a un problema específico”.

El comunicado asegura que una vez que descubrieron programas que permitían que sus aplicaciones fuesen modificadas y pudieran ser utilizadas fuera de su ecosistema, informaron a su comunicad de desarrolladores que no soportarían este tipo de acciones porque podían comprometer la usabilidad en el largo plazo.

“Nos tomamos la seguridad, la funcionalidad y la integridad de nuestro sistema de software muy en serio y la gente debe saber que los juegos pirateados no funcionarán de forma indefinida debido a que haremos actualizaciones periódicas de contenido, aplicaciones y de nuestra plataforma”, escribió Oculus en el comunicado.

La plataforma Oculus avanza a pasos agigantados. Actualmente está en la búsqueda de la próxima generación de creadores de contenidos en 360 grados, por lo cual despliega programas en los colegios de EE.UU. para captar a niños y adolescentes en el arte de la realidad virtual.

Previous Desaparición de periodista española, un misterio
Next Centenario sin "trenecito"

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *